Su misión

La moral divina y la mundana se miden en compases distintos. Entre las celosías de la Catedral de Granada, la vida baila al ritmo de un vals; mientras que del retablo hacia fuera los truenos del rock retumban escándalo tras escándalo. Y ni el último de ellos ha perturbado la paz gloriosa de monseñor Javier Martínez, arzobispo de Granada desde hace más de una década.

Hasta hace unos días, a Martínez no le rechistaba ni el Papa. Pilotaba su Passat, del color de la sotana, con la sonrisa como respuesta a cualquier reprobación de suntuosidad. Porque conducía él, claro: nada de chófer. Aconsejaba el cilicio para purificar almas iracundas, y aprobaba la felación condicionada. Condicionada a practicarla pensando en Jesús. En su catedral sonaba un eco antiabortista: “genocidio silencioso”, “silencioso”, “oso”… Con resarcimiento por respuesta: “si la mujer aborta, el varón puede abusar de ella”. Bueno, y si no aborta también, porque monseñor recomendaba a sus feligresas matrimonio y sumisión, y no conozco la sumisión libre de abuso.

Y de pronto, la llamada de Dios trastornó su paz. No fue Dios, exactamente, sino su corresponsal en tierra firme, Jorge Bergoglio. El Papa. Una conexión Vaticano-Granada para rendir cuentas. ¿Cómo iba a saber Javier que su diócesis padecía la mácula de la violación? El bueno de Martínez. Desde los cristales tintados del Passat todo se ve algo opaco.

Francisco está enfadado, y ya piensa en el sucesor de Javier en el Reino de Granada. Pero Javier, a sus 57 años, se ve con fuerzas para seguir cocheteando. Algunos medios aseguran que Bergoglio estaría dispuesto a poner los conocimientos bíblicos de Martínez al servicio del Vaticano. Ya lo dijo Michael Corleone: “Mantén cerca a tus amigos, pero más cerca a tus enemigos”.

Si es así, tanta paz lleve como descanso deja. Que los aires romanos devuelvan a Martínez la lucidez, que se olvide de la sumisión y se dedique a su misión. Y un último consejo: la Guardia Suiza es más severa que la Policía Local de Graná. Guárdese, monseñor Martínez, de aparcar en doble fila en la Plaza de San Pedro.

Alba Gárate

De Lantana a Lantalba, pasando por Alba Gárate

La “artista” se desenchufa en La Tertulia para presentar su último trabajo. Será el primero bajo su nuevo nombre artístico, Lantalba.


Al fondo del pasillo, el abrigo negro, la funda de su guitarra y sus gafas de pasta tapan la luz de las ventanas, y de su propio rostro. Alba Gárate (Barcelona, 1980) está pálida, pero sonríe cuando percibe en la redacción los acordes de Quisiera, su último single. Es una lista de quimeras, verso a verso, asentada en las bases del electropop. La música de Lantalba tiene mucho de su oscuridad, pero también de sus sonrisas y miradas cómplices.

Nació en Barcelona, aunque su infancia transcurrió en el pub de su familia en Fuengirola, Málaga. A los trece años se unió a una banda funk, y meses después se alistó como cantante heavy al tiempo que cantaba pasodobles con una orquesta, y baladas en garitos de la Costa del Sol. Ejerció de presentadora de karaoke y luego se pasó al jazz. Todavía no contaba 19 años cuando se marchó a Madrid a estudiar interpretación.

Ella no se considera música, ni actriz: “yo me considero artista”, sentencia. Sin arte, Alba no podría vivir: “me tendrían que encerrar en un manicomio”, bromea. Pese a que se define como creadora, para transmitir “esas cosas que con palabras son difíciles”, aclara que su vocación es la música.

Su punto de inflexión llega en 2006 de la mano de Daniel Sánchez Arévalo, quien le hizo hueco en el reparto de AzulOscuroCasiNegro y eligió su tema Imaginarte como canción principal de la banda sonora. Esto dio pie a varias nominaciones. La primera, a la mejor canción original en los Goya. La segunda, a la de mejor artista revelación de España en los MTV Sounds of Europe 2007. Luego llegaron la de Disco del Año y los Premios de la Música. Todas sin trofeo.

Nada más acomodarse en el sillón, explica que la canción que escuchamos congrega muchos de los tópicos que mueven su obra: “el amor, la ausencia del amor, tenerlo y no estar seguro, los conflictos, las imaginaciones y las ideas acerca de las relaciones humanas”. Todo ello forjado a lo largo de 34 años de idas y venidas, impresos en cuatro álbumes publicados bajo el nombre de Lantana y un quinto, ya como Lantalba, en fase de producción.

“La chica de los ojos dorados” verá la luz en febrero, aunque los ecos del adelanto, Quisiera, ya se dejan oír en las plataformas digitales. Según Alba, el disco cuenta “una relación imposible con un trasfondo sobre la Fe, sobre la esperanza que muchas veces, y especialmente en tiempos difíciles, es difícil de conservar”. Lo hace en clave de electrónica con puntos de psicodelia oscura y letras pegadizas, incluso bailables. Lo que ella define como “eclectopop melancólico”.

No obstante, la electrónica del productor Stefan Olsdal no disfraza los gruesos trazos de cantautora que se perciben en Alba Gárate. No es solo por la guitarra que la acompaña, sino por sus letras profundas. Lantalba presentará su último trabajo hoy en el café-piano La Tertulia, en Granada, a partir de las nueve de la noche. Lo hará desnuda de artificios electrónicos, en un escarceo entre su voz, la guitarra y el público: “estoy muy nerviosa por lo de esta noche. Es un concierto íntimo, un acústico sin amplificación. […] El contacto con el público es casi piel con piel, y me resulta un reto. Es la primera vez que voy a hacer un concierto de estas características”, comenta.

El arte de Alba se define entre los polos, del heavy al pop, de la música a la actuación, del jazz a la electrónica, de Lantana a Lantalba, de la electrónica a la canción de autor; de su oscuridad, a su sonrisa. Disfruten hoy de su último experimento, el acústico.

“¡Aquí va una caja de huesitos!”

Mi primer —y espero que no último— artículo publicado en papel. Hace más de un añito.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

25 jóvenes de distintos puntos de España se han acercado a la arqueología durante dos semanas gracias a un campo de trabajo organizado por el Instituto Andaluz de la Juventud en Tózar (Granada)

Tienen entre 18 y 30 años, y llegaron a Tózar, un pequeño anejo de Moclín, el 1 de agosto. Allí han vivido el que ha sido, para la mayoría de ellos, el primer contacto con la arqueología, centrado en tareas de búsqueda y estudio de restos funerarios. Forman parte de una iniciativa impulsada por el Instituto Andaluz de la Juventud que, según su coordinador, Guillermo Quero, ha supuesto una inversión de 25.000 euros en nuestra provincia.

El presupuesto se ha distribuido entre el campo de trabajo de Tózar y el de Padul. En este último se han dado cita voluntarios internacionales para colaborar en tareas medioambientales como el anillamiento y registro de aves. Según la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Maria José Sánchez Rubio, la inversión que la Junta ha realizado en estos campos durante los últimos cinco años supera los 230.000 euros. Esta cifra “ha servido para poner en valor muchos puntos de la provincia, senderos y patrimonio histórico”, comentó la delegada durante el acto de bienvenida a los jóvenes.

Esa revalorización del patrimonio histórico se evidencia Tózar. En la zona baja del pueblo, a los pies de un pequeño mirador desde el que se cubre la espalda del Castillo de Moclín y la Sierra de Tózar, se encuentra el conjunto arqueológico en el que los voluntarios han desarrollado su labor. El terreno, ahora plagado de nichos, cuerdas, restos óseos e instrumentos de medición y excavación, era hasta hace poco un área de campo desatendida, sin delimitar, con algunas tumbas que pasaban inadvertidas entre las rocas. Sigue leyendo

Que Granada conozca a la Universiada, que el mundo conozca a Granada

¿Qué es la Universiada? Nadie conoce la Universiada, ¿quién ha visto una Universiada? ¿Cuánto cuesta la Universiada? ¿Quién paga la Universiada? No es momento de pagar una Universiada. ¿Por qué organizar una Universiada?

Para muchos granadinos la Universiada es un zumbido que suena a ratos en los medios de comunicación. Que si no, que si sí, que si allí, que si aquí. Suena en las voces de los políticos, que hablan de cifras, infraestructuras, legado, dimisiones, medio ambiente. Inconvenientes. La Universiada suena entre el ruido de la crisis, que limita la concepción pública del evento a las tramas económicas  y margina sus verdaderos valores.

A año y medio de que eche a rodar, parece como si entre tanto ruido nadie hubiera levantado la voz para explicar a Granada qué es eso de la Universiada. Lo mismo sucedía hace un par de años en Kazán, ciudad rusa que ha acogido la 27ª Universiada de Verano entre los días 6 y 17 de julio.

Se proclamó ciudad organizadora en mayo de 2008, aunque hubo quien no supo nada sobre la Universiada hasta que se comenzaron a construir las instalaciones: “Yo me enteré hace tres años”, explica Tatiana, estudiante rusa de 17 años. Con la proclamación se inició un complejo proceso de preparación que tuvo su punto y final el pasado 6 de julio con la ceremonia de apertura.

Para entonces, Kazán ya sabía de sobra que celebraría una Universiada. Pero fue durante la ceremonia de apertura, supervisada por el presidente de la Federación Rusa, Vladímir Putin, cuando la capital de Tatarstán cayó en la cuenta de que la tenía entre manos, de que no era algo ajeno, y cientos de millones de personas estaban clavando los ojos en un espectáculo en el que la piel de gallina fue una constante. Cualquier descripción sería un desatino, les invito a buscar el vídeo.

Ahí comenzó todo. Kazán, que es una ciudad funcional, fría, industrial, se ha visto inmersa durante dos semanas en un halo de hospitalidad abanderado por los voluntarios apostados en cada esquina; se ha lavado la cara con calles y ríos engalanados para la ocasión; ha estrenado la nueva terminal de su aeropuerto, las autovías, las carreteras y las faraónicas instalaciones deportivas; y se ha blindado con las necesarias, pero siempre incómodas, medidas de seguridad. Kazán es hoy “una ciudad completamente diferente”, declaraba Claude-Louis Gallien, presidente de la Federación Internacional de Deporte Universitario, FISU.

También lo han percibido Alberto Casado y Pablo Sánchez, que han trabajado como voluntarios en el ‘Basket Hall’, el estadio que ha acogido las competiciones de baloncesto. Ambos coinciden en destacar lo que se ha vivido estos días en las calles: “Toda una ciudad volcada con el evento. Todo el mundo tiene algo, una bandera, una camiseta. Yo me esperaba un evento internacional, pero no tan grande”, comenta Pablo, “lo ideal sería que la gente de Granada supiera lo que mueve todo esto, lo que puede repercutir a la ciudad a nivel económico, social y de turismo”.

Para Alberto, que es responsable de la captación de voluntarios en Granada 2015, la Universiada de Kazán ha conseguido igualar a los Juegos Olímpicos, e incluso “los ha superado en algunos aspectos”. Las comparaciones son odiosas, dicen. Pero durante estos días ha sido difícil regatear el símil entre los Juegos Olímpicos y la Universiada. Felippe Mendes, periodista brasileño, asegura que ambos son muy parecidos, porque “las infraestructuras y las instalaciones son similares”. Habla desde la experiencia, ya que cubrió los Juegos Olímpicos de Beijing.

Él ha sido uno de los más de 1000 periodistas llegados de 170 países que ha retransmitido el evento, que se ha seguido a través de EuroSport y otros 10 canales deportivos internacionales. La Universiada Granada 2015 también se podrá ver por televisión, ya que el contrato de la FISU con  EuroSport se alarga hasta 2017.

Por supuesto, hay que dejar bien claras las lindes entre las Universiadas de Invierno y de Verano. Granada acogerá una Universiada de Invierno. Eso implica que las disciplinas deportivas giran en torno a deportes de hielo y esquí, y que son prácticamente la mitad que las de una Universiada de Verano. En la próxima Universiada de Invierno, que se celebrará durante diciembre en Trentino, Italia, se disputarán 12 disciplinas, con más de 2.500 participantes llegados de 50 países, que contarán con la asistencia de 1800 voluntarios.

Esto implica también menor número de instalaciones. Y ahí es donde nuestra ciudad cuenta con ventaja, ya que la mayoría de los lugares en los que se desarrollarán las pruebas ya están construidos. En Kazán, las cifras sobre instalaciones son abrumadoras. De las 64 infraestructuras con las que ha contado la Universiada, tanto para pruebas deportivas, entrenamientos, alojamiento, etc., 36 se han construido específicamente para este evento.

Uno de los temores principales sobre las infraestructuras es el legado, el aprovechamiento de las mismas tras el evento. Kazán es conocida en Rusia como la ‘capital del deporte’, y cuenta con equipos punteros en hockey, fútbol o baloncesto. No tendrá problema ninguno en amortizar las instalaciones deportivas, ya que además acogerá la Copa del Mundo de Fútbol 2018 y los Mundiales de Natación de 2015. Complejos como la Villa Universitaria pasarán a manos de la Universidad Estatal de Kazán y la FISU, para albergar escuelas deportivas de ambas instituciones.

“Muchas veces me preguntan: ¿por qué la Universiada se celebra en Kazán? Yo les contesto: nuestro objetivo son los jóvenes. En esta ciudad hay 150.000 estudiantes. Y esa es la respuesta a su pregunta.” Son palabras de Claude-Louis Gallien. En Granada, primer destino Erasmus, la cifra ronda los 70.000 estudiantes universitarios en una ciudad de 250.000 habitantes. Kazán tiene una población de 1.400.000 personas. Ateniéndonos a la proporción, Granada cumple el requisito formulado por Gallien.

El número de estudiantes es una buena razón. Sin embargo, hay que concebir el evento como algo que no está diseñado para Granada, ni para España. La retribución que obtendrán los granadinos de la Universiada de Invierno no será el poder contemplar un evento deportivo, será el contar con un panfleto publicitario internacional de nuestra ciudad, que tal vez no será portada de los periódicos deportivos españoles cada mañana, pero que será punto de interés informativo en países con mayor tradición en deporte universitario y de invierno, como Estados Unidos o Canadá. Será llenar toda la ciudad de estudiantes, atletas, árbitros, visitantes, voluntarios, que vivirán en nuestros hoteles, comerán en nuestros restaurantes y comprarán en nuestras tiendas. Será todo el trabajo que eso genera.

Durante la Universiada, Granada será una ventana abierta al mundo. Confiemos, conozcamos la Universiada, empapémonos del evento. Dejemos que el mundo conozca a Granada.

La Universiada de Kazán, en datos

Más de 10.400 atletas

162 países

27 disciplinas deportivas

Más de 15.000 voluntarios

Cubierta por

1.200 periodistas

13 canales de televisión internacionales, y 3 canales rusos

Infraestructuras

64 instalaciones

37 construidas especialmente para la Universiada, de las cuales 27 son instalaciones deportivas

Transporte

Hyundai ha proporcionado 929 coches oficiales para el transporte de miembros de las delegaciones

122 minibuses y 344 autobuses para el transporte de atletas, voluntarios y prensa

 

Pins International Exchange

KAZAN – These days in Kazan an improvised competition which was not included in the 2013 Summer Universiade schedule is being played. It is the sport with the most participants, because more than 9,000 athletes, around 10,000 volunteers, journalists and organizing staff are taking part in it: pin trading.

Part of the spirit that surrounds the Universiade is the cultural mix, the meeting of people arrived from all over the world to share the passion of sport. Keeping the contact with the new friends met in Kazan will be very easy thanks to the social networks.

Seguir leyendo

Heads of Volunteers meet in Kazan

KAZAN – Over the course of the 2013 Summer Universiade, several heads of the volunteers’ programmes of upcoming Universiades have met in Kazan to set objectives and share advances.

Last Wednesday, volunteers and members of the Organizing Committees of futures Universiades took part in a seminar framing in the Observer Programme. Delegations from the Granada 2015 Winter Universiade, the Gwangju 2015 Summer Universiade, the Taipei 2017 Summer Universiade and the Almaty 2017 Winter Universiade had a meeting to discuss about how to plan and manage a volunteer programme, exposing the news and progresses of their respective plans.

Seguir leyendo

The Universiade Village: Home away from Home

KAZAN – The Kazan Universiade Village, an impressive complex with all kinds of details, meets all the expectations of athletes and volunteers. It is the neurological center of the event, placed next to the headquarters, the Main International Center, and within the Village more than ten thousands people peacefully coexist.

Entering, by the MIC, the first thing which grabs one’s attention is the ‘Flag Alley’, which crosses from one end of the Universiade Village to the other. The flags are complemented with those that decorate the buildings of the delegations on both sides of the walk. Halfway, a little square marks the meeting point of the athletes.

Seguir leyendo